Víctor Urrutia, siempre en nuestro recuerdo

La vida, en demasiadas ocasiones injusta, nos priva de Víctor Urrutia. Un querido compañero comprometido con el mejor socialismo, ese que siembra tanta semilla de afectos, de conocimientos, de sabiduría, compromiso y de generosidad que su marcha nos deja un tremendo vacío.

Víctor Urrutia llevó a cabo una dilatada carrera política con los compañeros socialistas vascos en esa época en la que el compromiso y la defensa de las ideas tenía un coste excesivamente alto, reputado sociólogo, fue vicerrector de la UPV y senador durante dos legislaturas entre otras muchas labores en las que dejó una huella imborrable de afectos, honestidad y en la búsqueda del acuerdo y entendimiento, algo de lo que estamos tan necesitados en los últimos tiempos.

Y era un apasionado de Cantabria. En su refugio de Ucieda paseó cada rincón de nuestra querida Cantabria. Conocía cada collado, cada valle, cada río, cada uno de esos espacios mágicos que conforman nuestra región y que siempre se entrelazaban entre nuestras conversaciones sobre actualidad política. Siempre accesible a todos y cada uno de nosotros fue bálsamo para nuestros miedos y alimento para inquietudes.

Se nos va un excelente político, un gran escritor y la sensibilidad de su poesía, pero como estoy segura de que los socialistas no mueren, sino que se siembran, cuidaremos con mimo la semilla que con tanto esmero cultivó Víctor Urrutia.
Descansa en Paz, compañero.