Un futuro de ciencia e igualdad

Estamos en un momento de nuestra sociedad en el que no sólo queremos hablar de igualdad sino que queremos poner las bases para que vivir en igualdad no sea una utopía, sino la consecuencia de décadas de lucha por el más justo de los objetivos.

A lo largo de estos dos años de Gobierno hemos llevado a cabo muchas actuaciones encaminadas a la búsqueda efectiva de esa igualdad en distintos ámbitos, priorizando ¡cómo no! lo urgente, que es proteger a aquellas mujeres que son víctimas de violencia de género, pero también implementando políticas que redunden en lo que creo que es fundamental en esta lucha; la educación por y para la igualdad.

Igualdad y futuro son un binomio perfecto para afrontar los retos que debemos marcarnos como sociedad, pero también como una economía que busque su espacio en un modelo productivo basado en la investigación y la innovación, sectores de presente en muchos países a los que hoy miramos con envidia por la solvencia de sus economías y su resistencia a las crisis y que, desde el Gobierno de Cantabria nos hemos puesto como objetivo imitar.

Es por ello por lo que me siento especialmente orgullosa del camino que iniciamos con el proyecto educativo STEM Talent Girl dirigido al desarrollo del talento femenino y el fomento de las vocaciones científico-tecnológicas entre niñas y adolescentes al objeto de que prosigan carreras brillantes en el ámbito de la Ciencia, la Tecnología, la Ingeniería y las Matemáticas, en dónde la presencia de la mujer hasta este momento es muy escasa.

Porque, además de hablar de igualdad, hablamos de oportunidades. Hablamos de adelantarnos a un futuro del que ya conocemos datos para los que tenemos que estar preparados.

El “Informe sobre la Ciencia” de la Unesco demuestra que el 70% de los empleos y el 46% de las profesiones futuras surgirán en los ámbitos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas –las conocidas como carreras STEM– donde actualmente predominan los varones.

Las mujeres representan sólo un 18% en las carreras técnicas y las TIC, una media que en Europa es del 23%. Según previsiones de la Comisión Europea, en 2020 habrá unos 825.000 puestos de trabajo en este sector y un alto déficit de profesionales.

Es por ello que el objetivo que perseguimos es ambicioso; por una parte, romper estereotipos que siempre inciden en la falta de igualdad efectiva y, por otra, trabajar en el futuro próximo para tener a la sociedad mejor formada para los retos que sabemos que se avecinan.

¿Qué vamos a hacer para lograrlo? En primer lugar trabajar codo con codo con la Consejería de Educación, identificar el talento que tenemos en los centros públicos y concertados de Cantabria, con el objetivo de identificar alumnas con altas capacidades que van a ser incorporadas a este proyecto de forma gratuita.

La segunda actividad es un conjunto de 8 masterclass que van a ser impartidas por mujeres líderes en ciencia y tecnología para inspirar a las niñas a que opten por carreras STEM. El siguiente paso consiste en la visita a las empresas para ser mentorizadas por mujeres que ya trabajan en este ámbito y así, conocer en primera persona estas labores y optar a esta formación. Por último, se organizará un evento nacional para que las niñas de las diferentes sedes formen red y fomentar entre ellas el emprendimiento.

En Cantabria damos un paso más allá y ampliamos nuestros objetivos de igualdad y la llevamos también al deporte. Sabemos de nuestro potencial, pero también de las dificultades que encuentran nuestras deportistas para acceder en condición de igualdad a aquellas parcelas donde los hombres entran con absoluta normalidad.

Por ello, el proyecto educativo incorpora también el desarrollo del talento en el campo del deporte, a través del deporte de alto rendimiento, en concreto en el campo del baloncesto.

Este proyecto está liderado por el Grupo Tirso y cuenta con el apoyo de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, y por supuesto, con mi apoyo explicito, a través de la Dirección General de Igualdad y Mujer del Gobierno de Cantabria. El Grupo Tirso, creó en 2016 el proyecto C.D. Talent de desarrollo baloncestístico, junto con centros escolares de Cantabria, empresas, universidades e instituciones. El objetivo del Grupo, a medio plazo, es convertir a Cantabria en una región de baloncesto femenino y colaborar en el desarrollo de otras disciplinas deportivas en las que compiten las mujeres.

En definitiva, caminamos en esta legislatura con pasos firmes en busca de la igualdad efectiva y, sobre todo, de un mejor futuro para las mujeres y los hombres de Cantabria.