Sí creo en la igualdad

Creo firmemente en la igualdad entre mujeres y hombres. Y creo que hoy tiene más sentido que nunca defender esa igualdad tan maltratada por los años de gobierno del Partido Popular durante los cuales los derechos y libertades de las mujeres han sufrido un gravísimo retroceso.

Las mujeres nos hemos visto especialmente afectadas por las contrarreformas ideológicas en la educación y la sanidad, en nuestros derechos sexuales y reproductivos, hemos sufrido las consecuencias de la reforma laboral y el adelgazamiento del Estado de Bienestar y de los servicios públicos esenciales. El PP, utilizando la crisis económica como excusa, ha desmantelado las políticas de igualdad y ha gobernado contra las mujeres.

El PP ha hecho recaer sobre nuestros hombros la parte más dura de la crisis económica y del deterioro del mercado laboral. En Cantabria hay hoy menos mujeres ocupadas, más mujeres desempleadas, menos mujeres afiliadas a la Seguridad Social, con menos salario por igual trabajo, con mayores dificultades para encontrar empleo y con trabajos cada vez más precarios.

Yo sí creo en la igualdad. En la igualdad efectiva, esa que está más allá de los discursos vacíos y políticamente correctos. Los derechos de ciudadanía de las mujeres son derechos políticos que aún no han alcanzado su plenitud y es necesario que reivindiquemos la democracia paritaria ya que está demostrado que las sociedades más igualitarias son también las más eficientes y que la igualdad de género es motor de mayor y mejor desarrollo económico y social.

Por ello, reivindico una Cantabria justa, solidaria y con calidad democrática, que no expulse a las mujeres del mercado laboral; una Cantabria que combata la feminización de la pobreza y en la que las mujeres tengamos participación activa en su construcción.

Es necesario dar el salto de la igualdad formal a la igualdad real. Es el momento de crear una Ley que garantice la igualdad como instrumento para dar ese salto. Una Ley que impulse una presencia equilibrada de mujeres y hombres en los órganos de dirección y decisión en todos los ámbitos de la vida pública.

Porque yo sí creo en la igualdad, creo en una democracia paritaria y participativa, en la que la sociedad civil coopere en los asuntos públicos mediante órganos de participación ciudadana como los eliminados, por incómodos, Consejos de la Juventud o de la Mujer.

Yo sí creo en la igualdad, quiero una Cantabria igualitaria de ciudadanas activas. Y las quiero beneficiarias y protagonistas en primera persona de este cambio. Una Cantabria con hombres y mujeres iguales.