Que se enteren que la intolerancia y la vulneración de los derechos humanos no tiene cabida en Cantabria

Es momento de hacer balance y más aún cuando los resultados son satisfactorios. Hace unos días miraba la agenda de esta semana creyendo que iba a ser una semana como otra cualquiera en la que me reúno con decenas de personas, despacho infinidad de asuntos, tomo decisiones, me dirijo a los medios de comunicación y presento algunos de los proyectos e iniciativas que desde el Gobierno de Cantabria se han puesto o se pondrán en marcha para mejorar la vida de los ciudadanos y ciudadanas.

Sin embargo, esta semana no ha sido una semana cualquiera. Hemos alzado la voz sin complejos por grandes causas relacionadas con los derechos humanos y a favor de la diversidad y hemos frenado entres todos y todas el odio que algunas organizaciones llevan por bandera.

El lunes celebramos el Día Internacional de las Familias en la sede del Gobierno de Cantabria. Lo hice acompañada de distintas asociaciones y entidades, que conjuntamente dimos lectura a una  Declaración Institucional del Gobierno y de las Asociaciones familiares a favor de la diversidad familiar.

ALEGA Cantabria (Asociación de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales de Cantabria); a ANDENI (familias Adoptivas); a Cantabria Acoge (de acogida e integración de inmigrantes); a la Asociación Consuelo Bergés (de mujeres separadas y divorciadas); a FADES (de familias de acogida); a las Mujeres Gitanas de Cantabria; a AFAMUNDI (de familias adoptivas); y a Madres Solteras por Elección. 

Todas juntas por una misma causa, fomentando el respeto y la tolerancia hacia todo tipo de familias, porque da igual si están formadas por un hombre y una mujer; por dos hombres o dos mujeres; si son familias separadas o reconstituidas; si han decidido tener hijos/as  en solitario, han adoptado o han acogido.

A través de este post quiero trasladaros de nuevo todo mi agradecimiento, por contribuir con vuestro trabajo y compromiso a construir en Cantabria una sociedad más libre, igualitaria y diversa.

Los colores de la bandera LGTBI inundaron las redes sociales el miércoles con motivo del Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia. Para mostrar mi apoyo y compromiso con el colectivo de personas LGTBI de Cantabria grabé un vídeo en el que manifestaba mi orgullo y satisfacción con los logros alcanzados en esta comunidad autónoma, que pronto contará con una ley que garantizará la plena igualdad de derechos y oportunidades con independencia de la orientación sexual de cada persona.

Y avanzando la semana en el camino hacia el respeto y la tolerancia, de pronto, el ultrajante autobús de color naranja que rueda por toda España para manifestar su odio y falta de respeto hacia las personas que no encajan en su esquema, anunció que venía a Santander.  Con firmeza le respondimos en la calle, demostrando una vez más que en Cantabria no estamos dispuestos a tolerar conductas discriminatorias. Intento fallido el de Hazte Oir, de señalar de forma vejatoria a los menores trans, porque las personas LGTBI, a pesar de que ya eran conscientes del apoyo que tienen en su comunidad autónoma, pudieron comprobar una vez más que ese apoyo es real y cada vez más fuerte.

Que se enteren que aquí no tienen cabida quienes no saben convivir y respetar a las personas que por cualquier motivo son diferentes.