HOMENAJE A LAS MUJERES DEL SIGLO XX

Tribuna publicada en El Diario Montañés con motivo del Día Internacional de La Mujer

Quiero expresar hoy a través de este medio mi reconocimientoa las mujeres que en el siglo XX lo tuvieron todo tan difícil y a pesar de ello no escatimaron esfuerzos, sacrificio y lucha para que hoy disfrutemos de nuestros derechos como ciudadanas.

Es cierto que los avances en el mundo más desarrollado, desde un punto de vista económico y social han sido espectaculares desde el día que marcó una fecha muy señalada en todo el mundo; desde que en 1908 las mujeres socialistas de EEUU comenzaron a convocar el “Women’s Day”; (Día de la mujer), una jornada de lucha por el derecho de las mujeres al voto y por sus derechos políticos y económicos, hasta que en 1910, en la II Internacional se convocó en Copenhague una reunión de mujeres socialistas. En aquel cónclave, la revolucionaria alemana Clara Zetkin propuso la conmemoración internacional cada año en recuerdo de las 129 obreras muertas dos años antes en el incendio de la fábrica textil Cotton, de Nueva York por reivindicar sus derechos laborales.

Pero a pesar de ello, hoy las mujeres aún nos enfrentamos a la terrible paradoja de tener que pedir respeto a nuestros derechos humanos e incluso respeto a nuestra propia vida. Más de un siglo y nuestras reivindicaciones permanecen, aunque hayan cambiado su objeto. De reivindicar que las niñas no fueran explotadas laboralmente desde los 5 años; de negarnos a trabajar jornadas inhumanas por sueldos de miseria; pasando por el derecho al voto, hoy en pleno siglo XXI seguimos luchando por derribar barreras y por superar la desigualdad y la invisibilidad de las mujeres en el mundo. Una invisibilidad que sigue dejando ocultas las aportaciones a la construcción y mejora de nuestra sociedad.

Es difícil imaginar cuál habría sido la evolución de la Humanidad si se hubieran incorporado los avances promovidos por la mitad del talento ignorado. Un talento que ha tenido que ir remando contracorriente para ir ocupando los espacios que nos merecemos. Y al fin, la incorporación de las mujeres al ámbito público ha motivado uno de los cambios más profundos en las sociedades actuales y nos ha colocado en un escenario que requiere nuevas relaciones de cooperación y compromiso entre mujeres y hombres que permitan un reparto equilibrado de las responsabilidades en la vida personal y profesional, un reparto equilibrado de los espacios público y privado y un nuevo discurso que impregne las instituciones, los colegios, las empresas, la economía, el medio ambiente o las políticas sociales.

Permanece viva la visión sobre las dificultades que vivimos las mujeres que en su día describió Virginia Woolf al afirmar que si las mujeres queremos lograr algún espacio en nuestra sociedad, nuestra misión debe ser reflejar, como un espejo, la imagen de los hombres al doble de su tamaño original; demostrar el doble para llegar a la misma meta. Pero las mujeres ya no aceptamos ser un reflejo de los hombres para alcanzar nuestras metas. Esa ya no es la esencia de las relaciones sociales por las que luchamos las mujeres del siglo XXI. Hoy las mujeres tenemos en nuestra agenda social y colectiva, la agenda de todas las mujeres del mundo: alcanzar la igualdad en todos los ámbitos de la vida pública o privada y demandar su reflejo en las leyes que la hagan efectiva.

Otra sociedad, otras reglas que nos permitan a las mujeres ser madres, acceder a empleos dignos y conservarlos, cobrar lo mismo que los hombres por un trabajo de igual valor, vivir seguras, vivir sin miedo, estudiar lo que queramos, en definitiva pisar seguras por el mundo. Otras reglas en una sociedad sin techo de cristal en la política, en la empresa o en el mercado laboral; otras reglas en una sociedad que nos permita ser madres y no serlo si no lo deseamos; otras reglas para vivir una sexualidad y afectividad plena y libre o para compartir el amor con un hombre o con otra mujer.

Durante este mes de Marzo y todos los meses del año seguiremos luchando por conseguir una sociedad en la que las niñas alcancen y las mujeres ocupemos el lugar que nos corresponde. Y durante este mes de Marzo y todos los meses del año las instituciones estaremos junto a las organizaciones de mujeres y junto al movimiento feminista para defender los derechos, la libertad e igualdad de las mujeres y para avanzar juntas hacia una sociedad más justa e igualitaria en la que nadie se quede atrás.

Feliz 8 de Marzo

Feliz Día Internacional de las Mujeres.

Eva Díaz Tezanos

Vicepresidenta del Gobierno de Cantabria