Crónica de la semana en la que Cantabria perdió otro tren

Esta semana ha sido muy intensa. Desde que llegara Ignacio Diego al Gobierno de Cantabria nos hallamos en una lucha permanente por la defensa de derechos esenciales que creíamos nuestros y de los que hemos sido despojados a tirones.

Es por ello que recapitulo esta dura semana con algunas de las acciones que hemos llevado a cabo, que son muchas, y todas encaminadas a recuperar cada uno de los derechos sociales que el PP nos ha arrebatado y a devolver la dignidad a la vida política.

Esta semana el Ministro de Sanidad anunciaba que los inmigrantes volverían a ser atendidos en los centros de atención primaria para no saturar las urgencias. Eso sí, seguirán sin tarjeta sanitaria. De las palabras del Ministro se deduce que la medida tomada por su antecesora Ana Mato fue una medida clasista e ideológica de quienes jamás creyeron en que las personas –y sus derechos humanos- somos iguales sin menoscabo de nuestra procedencia o nuestra situación administrativa.

En Cantabria más de 5.000 personas se han visto privadas de la tarjeta sanitaria. Hemos reclamado a la Consejera de Sanidad y Servicios Sociales la inmediata devolución del esencial derecho al acceso a la Sanidad Universal y Gratuita.

Y es que algo tan serio como la salud de las personas no debería ser parte del cartel electoral del PP cuando ha demostrado en el gobierno que lo único que les interesa de la Sanidad es el negocio. La privatización de Valdecilla es el mejor ejemplo.

Esta semana nos levantábamos con nuevos datos de paro en Cantabria y el descenso en 794 de los desempleados de Cantabria. Cualquier dato que apunte al descenso del desempleo nos debe alegrar, por supuesto, pero sin perder de vista la realidad y, para desgracia de Ignacio Diego, los datos son tozudos. Desde que llegara al Gobierno de Cantabria, hay 6.452 personas desempleadas más, 13.000 afiliados a la Seguridad Social menos y otras 3.500 personas contratadas en corporaciones de Cantabria se irán al paro en verano.

El 90% de los 794 puestos de trabajo son temporales y ligados al sector servicios y a las vacaciones de Semana Santa.
¿De qué recuperación habla si estamos en un momento en que incluso muchísimos de los que trabajan no pueden subsistir porque la Reforma Laboral del PP ha cambiado la categoría de trabajador por la de esclavo?

Este ejemplo que vi en Twitter es un claro ejemplo de la cruda –y desnuda- realidad de Cantabria.

Y si en algún lugar la situación del desempleo es trágica e insostenible es en la comarca del Besaya. El desplome del Índice de Producción Industrial del 6% y la política de tierra quemada industrial de este gobierno está destruyendo uno de los sectores productivos más importantes de nuestra región: la industria.

Esta semana ha vuelto a hacer lo que mejor sabe hacer, poner palos en las ruedas para que Sniace pueda volver a poner en marcha su actividad. Una empresa de la que dependen muchísimos empleos directos e indirectos en toda la comarca del Besaya.

Sé que, de una persona que insultó y despreció a los trabajadores que defendían con mucho sufrimiento sus puestos de trabajo, no puedo esperar nada en positivo pero al menos que no mienta, que no torpedee a quienes van a volver a reiniciar la actividad, que son los accionistas, acreedores y trabajadores.
Hemos estado con los trabajadores desde el primer día y estaremos vigilantes para que Ignacio Diego no acabe de destrozar las esperanzas de toda una comarca.

 

Semana dura también para Reinosa que ha visto cómo Renfe suprime la parada de Alvia para disminuir el tiempo de viaje ente Madrid y Santander. Eso significa para los campurrianos que no se podrá ir y venir en el día a Madrid.

Hace poco veíamos a la Ministra de Fomento y al Presidente de Cantabria sacar pecho con las inversiones en infraestructuras en Cantabria. Otra mentira, y ya van tantas que hemos perdido la cuenta.

Exigimos que se devuelva la parada de Alvia a Reinosa. No se pueden maquillar resultados a base de engaños.

Visité AMAT (Asociación Montañesa de Ayuda al Toxicómano)  en la celebración de sus 30 años de existencia prestando un apoyo impagable no sólo a la atención del drogodependiente y a su reinserción social y laboral sino también en ámbitos como el de la educación para la salud, la prevención y ayuda a las familias de los afectados.

Mi compromiso con AMAT es pleno por la labor que hacen para Torrelavega en particular y para toda Cantabria en general.

Y con la celebración de la excelente tarea que esta entidad realiza en beneficio de los vecinos y vecinas de Torrelavega, y de toda la sociedad cántabra, finalizó la semana. Una semana en la que numerosos ciudadanos y ciudadanas de Cantabria, además de derechos y oportunidades, perdieron también un tren.