Cantabria da un paso al frente en la regulación de los derechos de las personas con discapacidad

A comienzos de esta semana di a conocer una de las noticias más relevantes en los últimos meses. Tuve oportunidad de presentar el Anteproyecto de Ley de garantía de los derechos de las personas con discapacidad, una norma que permitirá a Cantabria situarse al nivel de los ordenamientos jurídicos más garantistas, al desarrollar la Convención Internacional sobre los derechos de las personas con discapacidad de Naciones Unidas de 2006.

Con esta ley conseguiremos de una vez por todas que las personas con discapacidad tengan los mismos derechos y oportunidades que el resto, ya que el texto garantizará el derecho a la autonomía personal; el acceso a la salud, educación, empleo y servicios sociales en igualdad de condiciones, pero también medidas de acción positiva para facilitar el acceso a los equipamientos, a la asistencia y a los servicios necesarios para el desarrollo de las capacidades personales.

Me enorgullece esta ley porque es fruto de varios meses de intenso trabajo de un equipo grande de técnicos, de responsables de la política social y de representantes de las organizaciones sociales de discapacidad del CERMI Cantabria, que trabajan día a día por una sociedad más inclusiva. De la teoría a la práctica, derechos para las personas con discapacidad garantizados por Ley ante todos los poderes públicos y ante toda la sociedad.

Por primera vez en Cantabria, las instituciones y organizaciones sociales caminamos de la mano para garantizar una sociedad igualitaria, inclusiva, accesible, y libre de toda discriminación hacia las personas con discapacidad, que tienen derecho a programas y actuaciones específicas que combatan la desigualdad en todos los ámbitos de la vida pública: en la salud, en la educación, en el empleo, en la contratación pública, la cultura, la protección social, el deporte o el ocio.

Medidas también para garantizar una accesibilidad universal que elimine barreras y obstáculos físicos, pero también una accesibilidad en la comunicación, poniendo en valor la utilización de la lengua de signos para que las personas sordas y sordociegas vean eliminadas las barreras que les incomunican.

Este anteproyecto sale ahora a información pública y podrán realizarse aportaciones por parte de toda la ciudadanía.

Una vez más, las políticas socialistas marcan un antes y un después, con un claro avance en los derechos de las personas. Un avance para las personas con discapacidad, pero también un avance para toda la sociedad cántabra. Eso, de por sí, merece ya el consenso político necesario para ser aprobada por unanimidad.