Demolición del Alto del Cuco.

Hasta el día comenzó gris. A las 10 de la mañana del pasado día 5 de agosto dio comienzo el derribo de las 214 viviendas del Alto del Cuco. Las máquinas comenzaban a derribar las construcciones y con cada teja, ladrillo, pared o hueco de ventana caían ilusiones, expectativas y planes de vida que se apilaban en un montón de escombros.
Fue un día agridulce. Muy agridulce. Por una parte, porque se demuestra que éste Gobierno cumple con la legalidad impuesta desde distintos estamentos judiciales,  cumple con las sentencias de los Tribunales, porque se demuestra que no todo puede valer. Pero, por otra parte, fue un momento amargo ver cómo las máquinas derribaban ingentes cantidades de dinero procedentes de una inversión privada que tenía los permisos para edificar, a lo que hay que añadir, el dinero público que costará tanto el derribo como la regeneración ambiental y paisajística de la zona.

 

La avidez urbanística del PP ha sido una constante en toda España y en Cantabria no podía ser menos. La desprotección medioambiental que el PP infringió a zonas de alto valor paisajístico y al litoral a nivel estatal, tuvieron fiel reflejo en Cantabria con más de 600 construcciones sobre las que pesa sentencia firme de derribo y que se concentran fundamentalmente en municipios del litoral.

Lo cierto es que el Ayuntamiento de Piélagos, gobernado en aquel momento por el PP, otorgó licencia de construcción a sabiendas de que existían irregularidades porque ignoró los dictámenes que le llegaban de la Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo. Y desde entonces, la cadena de acontecimientos ha provocado sucesos imposibles de comprender, imágenes que aún queman en nuestras retinas, como  el homenaje al causante de toda esta barbaridad urbanística de El Alto del Cuco, el entonces alcalde del PP. Ya había sentencias de derribo, ya habían dictaminado los tribunales que se había vulnerado la ley y, lo que es peor, los tribunales ya habían inhabilitado al hasta entonces alcalde, cuando el Presidente del PP, Ignacio Diego entendió que todo ello era motivo de reconocimiento.

Las máquinas destrozaban 214 viviendas y la irresponsabilidad del PP en sus labores de gobierno tanto a nivel municipal como regional en aquellos lugares en los que hay construcciones afectadas por órdenes de derribo lograrán enterrar millones de euros porque, además de hipotecar el futuro de ayuntamientos como el de Piélagos -que ha podido hacer frente a las sentencias judiciales por la ayuda que ha recibido del Gobierno de Cantabria- nos ha hipotecado a los cántabros y cántabras que tenemos que pagar a escote los desmanes urbanísticos.
Estaba claro que echar capas y capas de olvido a la realidad que suponían las sentencias de derribo en las distintas urbanizaciones no sólo no evitarían lo inevitable, sino que nos saldría mucho más caro. Y así fue. Así es. El PP no hizo nada por cumplir la ley y las sentencias judiciales, pero, lo que es peor, no hizo nada por aquellos afectados de esas licencias ilegales que han pasado años de dolor, sufrimiento, rabia, impotencia porque, además de saber que jamás podrían ocupar sus casas, no llegaba el resarcimiento por los daños morales a los que una sociedad decente debe hacer frente cuando existen casos como los que padecemos en Cantabria.

Este Gobierno ha abonado a los propietarios afectados por sentencias de derribo indemnizaciones por daños morales en nueve meses más que el PP en cuatro años de Gobierno pese a ser ellos los causantes de esta situación. Es una forma -seguro que insuficiente- de quitarles a las familias esa parte de sufrimiento que supone reclamar las indemnizaciones ante los tribunales.

IMG_5729 IMG_5732 IMG_5733

Ya sabemos cuál es el modelo de Gobierno del PP cuando llega al poder, socializar las pérdidas y privatizar las ganancias. Y este caso es uno de ellos. Por desgracia no será el único.

Cuando llegó el nuevo Ejecutivo nos comprometimos a hacer política por y para las personas. Y hacerlo supone también, entre otras muchas cosas,  impulsar y revisar los Planes Generales de Ordenación Urbana de aquellos municipios con construcciones afectadas por sentencias de derribo, para que en caso de que se puedan salvar situaciones de ilegalidad, se resuelvan evitando así su demolición.

También supone acatar las sentencias judiciales y, sobre todo, no echar capas de olvido para silenciar la voz de los afectados sino poner soluciones encima de la mesa.

Leave a Comment

Cantabria líder de creación de empleo y de afiliación a la Seguridad Social.

Ayer hemos conocido los datos del paro correspondientes al mes de julio. Cantabria no sólo lidera el descenso de las cifras del desempleo, sino que, además, encabeza el número de afiliados a la Seguridad Social, multiplicando por seis la media nacional.

Por primera vez en años, el número de desempleados baja de 40.000 y nos situamos a niveles de desempleo de 2010.

Además, se crea empleo en todos los sectores y se invierte un poco la temporalidad de la contratación ya que han subido las contrataciones indefinidas y se han reducido las temporales.

La pasada legislatura el PP sólo tuvo un objetivo, acabar sus cuatro años de mandato con un solo parado menos que los que dejó el anterior Gobierno bipartito PSOE-PRC. Y como la reforma laboral y las nulas políticas activas de empleo lo hicieron imposible, se dedicaron a maquillar los números de forma electoralista.

En 2011 Cantabria encabezaba rankings y estadísticas favorables. No sólo éramos una comunidad autónoma ejemplar en materia educativa sino también en dependencia, en materia laboral e, incluso en proyectos de innovación y desarrollo con una fuerte apuesta por la I+D+i.

Cuatro años de gobierno del PP nos sumieron en una especie de viaje al peor pasado de precariedad y abandono a aquellos que peor lo estaban pasando a causa de la crisis. El rodillo de las urnas acabó con la esperanza de transparencia y eficiencia, y, en vez de poner a las personas en el centro de sus políticas, antepusieron su ideología, la más rancia ideología de derechas.

La beneficencia ocupó el espacio de los derechos y la desigualdad fue el manto que tapó la justicia social.

Ahora, Cantabria sale del letargo y de las malas cifras que hemos padecido desde hace casi un año. Tras meses duros, de una apuesta convencida por cambiar las cosas desde la esencia y un compromiso irrenunciable por la creación de empleo, los datos del paro nos muestran 10.000 empleos en los primeros siete meses del año. Y lo hace con datos reales carentes de gota alguna de cosmético. Hoy las cifras del paro son reales, sin ningún tipo de maquillaje.

No somos lo mismo que el PP, lo demostramos cada vez que los socialistas gobernamos. Lo demostramos con hechos, con un Plan de Emergencia Social que dio respuesta a las más de 160.000 personas que vivían al borde de la pobreza y en situación de exclusión social ; 104 medidas para hacer de la política el instrumento con el que cambiar la vida de la gente. Lo hemos hecho con cada una de las medidas que hemos puesto en marcha desde hace un año y que están revertiendo en satisfactorias noticias en materia de empleo, en la recuperación de actividad de grandes empresas cerradas por los palos en las ruedas del PP como Sniace o Greyco.

Con otra forma de hacer economía, la de las personas, los derechos, la igualdad y, sobre todo, la de la justicia social que lucha sin descanso contra las políticas injustas de la pasada legislatura.

Mientras haya un solo parado o parada quedará mucho por hacer, pero lo cierto es que las bases que reconstruyen el edificio de nuestro Estado de Bienestar en Cantabria avanza y lo hace con el esfuerzo y el trabajo de todos, incluso de quienes pretendiendo poner palos en las ruedas por pura inquina, nos estimulan para seguir haciendo políticas por y para las personas.

Leave a Comment

Fondo de Suministros Básicos

Hace poco más de un año pedíamos insistentemente al anterior ejecutivo que encabezaba Ignacio Diego medidas urgentes que aliviaran la situación de los miles de cántabros que sufrían una insoportable situación de pobreza y que se hallaban en riesgo de exclusión. Los Diarios de Sesiones del Parlamento tienen en su haber  las numerosas  peticiones que hicimos en este sentido los grupos de la oposición  y las respuestas de un PP frío, insensible a los problemas y cuya estrategia se basaba en el maquillaje de las cifras más que en la búsqueda de soluciones.

 

Me comprometí en la campaña electoral a la elaboración urgente de un Plan de Emergencia Social que diera respuesta a las necesidades más básicas de los más de 160.000 cántabros que vivían al borde de la pobreza y de la exclusión social. El 28 de enero el Consejo de Gobierno aprobó ese Plan con una dotación de más de 87 millones de euros en 2016  y hoy hemos presentado el “Fondo de Suministros Básicos” que es una de las más de 100 medidas del mismo.

 

Ropa, calzado, gafas, el pago de deudas de suministros básicos –luz, agua, alcantarillado, basuras y gas-, material escolar, transporte para acudir a acciones de formación ocupacional, transporte a mujeres víctimas de violencia de género para la asistencia a trámites judiciales o el pago de medicamentos no cubiertos por el Sistema nacional de Salud…son algunas de las contingencias que cubre este Fondo que no podrá superar los 1.500 euros al año por unidad convivencial.

 

Actualmente hay 20.000 hogares en Cantabria que no pueden tener la temperatura adecuada para poder vivir y otros 78.000 que no pueden hacer frente a gastos imprevistos. Este Plan pretende ayudar a las familias con menos recursos a poder afrontar esos gastos y lo hacemos firmando un convenio con todos los ayuntamientos de Cantabria que así lo deseen con una dotación de 2.000.000 de euros.

 

No es la primera medida que ponemos a disposición de la ciudadanía para hacer frente a las necesidades urgentes; el “Ticket Social” y el propio Plan de Emergencia ya están en marcha atendiendo y resolviendo los problemas más inmediatos de los y las ciudadanas.

La pasada legislatura el PP desmanteló, en la medida en que le fue posible, los servicios sociales municipales. Devolverles el protagonismo como la mejor garantía de una rápida solución a los problemas de las familias era uno de nuestros compromisos, porque somos conscientes de que el ayuntamiento es la entidad más cercana a los problemas de los ciudadanos y, por tanto, canalizar la ayuda a través de sus servicios sociales es una de las mejores garantías de que la solución llega de la manera más justa y rápida posible.

 

Quiero desde estas líneas agradecer su colaboración e implicación en un momento tan dramático para tantas y tantas familias de Cantabria. Cuando todos aunamos sinergias y se trabaja con este grado de compromiso por parte de todas las partes implicadas en luchar contra la pobreza y el riesgo de exclusión, la respuesta a quienes más nos necesitan es mucho más rápida y satisfactoria.

 

Al Fondo de Suministros Básicos podrán adherirse todos los ayuntamientos de nuestra Comunidad y las cuantías asignadas van desde los 6.000 euros para los municipios más pequeños hasta los 500.000 para los mayores aplicando un criterio de equidad y proporcionalidad de manera que contribuya a la cohesión territorial.

 

Creo firmemente en el cumplimiento de los compromisos hechos a la ciudadanía como forma de recuperar la confianza de ésta en las administraciones, en la gestión política.

 

Cada vez que presentamos una medida que atiende a las necesidades más urgentes de las personas, que las sitúa en el centro de nuestras políticas, estamos demostrando que no somos lo mismo. No son lo mismo quienes se muestran indiferentes ante los dramas sociales que quienes ponen las soluciones para dar respuesta a la mayor situación de emergencia social que hemos conocido en nuestra joven democracia.

Leave a Comment

Acabar con la pobreza. Si se quiere, se puede.

Hoy UNICEF ha presentado en el Parlamento de Cantabria el informe “Equidad para los niños” que analiza en un informe de su Centro de Investigaciones el bienestar de los niños en los países desarrollados.

Los resultados son demoledores. España se encuentra a la cola de los países más desarrollados. Analizando sólo las variables de salud y educación entre los diez o doce primeros, pero si tenemos en cuenta únicamente el nivel de ingresos, cae hasta el sexto peor puesto; el cuarto si nos circunscribimos únicamente a los países de la Unión Europea.

En términos de satisfacción vital de los niños, la desigualdad ha crecido en los últimos años afectando especialmente a dos colectivos: las niñas y el colectivo infantil de migrantes.

Con este informe, se pretende trasladar a la sociedad cántabra la información sobre la situación que viven millones de niños en todo el mundo, también en España, y poner de manifiesto el incremento del porcentaje de población que se está quedando al margen del bienestar, la seguridad y las oportunidades de que disfruta el resto de la sociedad.

La crisis económica que padecemos nos deja datos escalofriantes pero, cuando afecta a los niños, son aún peor si caben.
En Cantabria tenemos a 160.000 personas en situación de emergencia social, de las cuales 120.000 viven prácticamente bajo el umbral de la pobreza, de los cuales uno de cada tres son niños.

UNICEF ha dicho dos cosas que son esenciales; la primera es que es absolutamente necesario que haya un “Pacto de Estado por la Infancia” que blinde los derechos y las necesidades de nuestros niños y niñas. Un pacto que contemple todas aquellas medidas precisas para hacer de la infancia el mejor futuro posible, aquel en el que todos sus individuos tengan similares niveles de bienestar, seguridad y oportunidades.
La segunda observación es que hace falta la implicación del Gobierno de España para reducir esta brecha de desigualdad, y que este compromiso debe ser una pieza clave en todas las políticas relacionadas con los niños y su bienestar económico, social y emocional.

Hemos oído de boca del PP hasta la saciedad que “España está saliendo de la crisis y que es la economía que más crece en Europa”. Y la realidad, la tozuda realidad de las cifras, desmiente esta afirmación una y mil veces. Una vez por cada niño que no come adecuadamente, por cada niño que vive en permanente angustia ante la posibilidad de perder su casa, por cada uno que no puede llevar libros al colegio porque sus padres no pueden permitírselo, por cada uno que pasa frío porque son víctimas de la pobreza energética, por cada niño que, sencillamente, no puede sonreír como niño.
La política es una cuestión de prioridades. La prioridad del PP fue la de salvar bancos en detrimento de derechos y necesidades de la ciudadanía. Sacó a las personas del eje de las políticas para anteponer su ideología.

Y cuando acariciábamos la posibilidad de poner a las personas en el eje de la acción política, cuando las medidas que debían ayudar a evitar que estas cifras de desigualdad infantil nos sonrojen podían ponerse en marcha, el exceso de ego, la estrategia, los vetos y la escasa altura política de quienes anunciaron su llegada a la política para ser la voz de la gente, ha impedido que en España haya un Gobierno de cambio y de progreso necesario para complementar el trabajo que ya hacemos desde las Comunidades Autónomas.

Y es que las Comunidades con Gobiernos socialistas han abordado lo urgente y que no podía esperar, como en Cantabria. Han puesto en marcha medidas encaminadas a paliar la emergencia social o a devolver derechos que los socialistas entendíamos como fundamentales y que nos fueron arrebatados por quienes usaron la crisis como excusa para aplicar cruelmente su ideología. Es el ejemplo de la tarjeta sanitaria que el PP arrebató no sólo a inmigrantes en situación administrativa irregular, sino también a aquellos que viajaron al extranjero buscando una oportunidad laboral. Además de privar de ese derecho a la ciudadanía pretenden hurtarnos a las administraciones la capacidad de devolverlo y, así, el PP ha recurrido las decisiones que hemos tomado las Comunidades Autónomas para evitar que recuperen la tarjeta sanitaria las personas más vulnerables.

No sé cómo podrán explicar algunos partidos que estando de acuerdo en que hay que acabar con la pobreza, hay que restablecer la universalidad de la Sanidad, acabar con la LOMCE, derogar la Reforma Laboral o proporcionar un Ingreso Mínimo Vital, hayan posibilitado un sonrojante tiempo extra a un PP incapaz no sólo de defender el proyecto con el que concurrieron a las elecciones generales, sino que también ha desistido de dar explicaciones en el Congreso de los Diputados.

Hoy lo ha dicho Pedro Sánchez y no puedo estar más de acuerdo; el cambio se aplaza dos meses, pero llegará. Porque los socialistas queremos y, si se quiere, se puede.

 

Leave a Comment

Buscando sonrisas.

Esther Silván y Micaela Berrazueta son dos madres de niños hospitalizados en la unidad de Hematología Pediátrica del Hospital de Valdecilla. Son las promotoras de la iniciativa de la construcción de un parque dentro del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla para que los pequeños que pasan largas temporadas ingresados tengan la posibilidad de llevar a cabo las mismas actividades que los niños que vemos en los parques de nuestras ciudades y nuestros pueblos.

Buscaron el apoyo de la Asociación “Buscando Sonrisas”, que recogió el guante y comenzó la actividad para promover y canalizar la instalación en Valdecilla del parque infantil para los niños con ingresos de larga duración, coordinando tanto a los equipos humanos que conformaban esta iniciativa, como la generación y búsqueda de apoyos económicos.

Este viernes firmamos el convenio que da el pistoletazo de salida a un parque especial. Y es especial porque hará sonreír a los pequeños que peor lo están pasando, a aquellos que a causa de su enfermedad deben pasar mucho tiempo entre las paredes de un hospital, fuera de sus hogares y con los inconvenientes de enfermedades largas y dolorosas.

Habilitar un espacio al aire libre que les permita hacer lo que hacen el resto de los niños, tirarse por un tobogán o, simplemente, mirar al cielo mientras se columpian. Divertirse, no sólo les hará coger fuerzas a ellos sino también a sus padres.

Es un parque también pensado para aquellos que no pueden estar al aire libre pero que tendrán un espacio de ocio para distintas actividades, que contará con plena accesibilidad y en la que podrán interactuar con otros niños y, sobre todo, jugar. Jugar como niños que son y olvidarse de su enfermedad.

Es una forma preciosa de complementar la salud médica con la salud mental que proporcionan las risas, el juego, la diversión, la distracción, el ocio, de aliviar el sufrimiento a sus padres -porque seguro que no hay mejor bálsamo para la angustia y el dolor de la enfermedad de un hijo o una hija que ver su sonrisa al bajar de un tobogán o al meter un gol en una partida de futbolín.

Emociona conocer los testimonios de esas madres que no se dejan abatir por las circunstancias adversas y promueven actividades de este tipo a las que nos adherimos con orgullo y que apoyaremos con todas nuestras fuerzas.

Quiero agradecer a Esther y Micaela su impulso a esta iniciativa, a la Asociación “Buscando Sonrisas” su implicación para que este parque sea realidad en breve y a Julio Pascual, gerente del Hospital Valdecilla, su compromiso y apoyo desde el primer día,   porque una vez más se demuestra que la sensibilidad es un ingrediente imprescindible en aquellas políticas que buscan poner a las personas en el centro de las decisiones.

Cada risa, cada mirada de ilusión, cada minuto de alivio en el proceso de sanación de sus enfermedades será el mejor premio para una iniciativa preciosa financiada, además, con la solidaridad de una sociedad que se ha volcado en este maravilloso proyecto.

Gracias a todos por hacerlo posible.valdecilla-2--575x323

Leave a Comment

La Europa que no nos merecemos

Hay días en los que leer la prensa pone a prueba el llanto, el nudo en el estómago y el vuelco en el corazón.

 

Ver las condiciones en las que viven los refugiados sirios en campos como el de Idomeni o Zaatari nos trae a la mente nefastos recuerdos pretéritos en los que ese sufrimiento también tenía nombres de guerras y conflictos, en el que las víctimas fueron las mismas que hoy transitan descalzos en barrizales donde se mezcla la indignidad de quien les echó de sus casas a bombazos y de quienes, lejos de dar una respuesta acorde con los sentimientos y los principios de aquellos que debieron haber aprendido las lecciones que nos graba a fuego la Historia, se muestran como políticos con corazón de piedra y alma encorchada.

 

La muerte del pequeño Aylaan fue en vano porque no sólo centenares de niños han muerto después que su cuerpecito inerte revolviera conciencias –durante muy poco tiempo, por desgracia- sino que hoy hay decenas de miles de personas con sus derechos humanos pisoteados en el mismo barro de la ignonimia política que se puso de medio lado mientras miles y miles de sirios sucumbían a las bombas y otros escapaban de una muerte segura bajo los escombros de lo que un día fue su vida.

 

Vemos las imágenes de los niños aterrorizados, llorando, temblando de frío, empapados en tiendas de campañas instaladas en el barro de la tierra de nadie, a sus madres angustiadas por su presente y por la falta de un futuro en paz y prosperidad.
4.000 niños apagando su vida encima de los charcos y el barro, mujeres dando a luz en la fría penumbra de tiendas empapadas de agua que flotan encima del lodo; y todo en tierras europeas. Vidas que se arrojan al gélido mar porque ya nada puede ser peor que morir en vida. Niños que no han conocido otra cosa que el terror y a los que se les está borrando hasta la sonrisa.

idomeni

 

Los Jefes de Estado y de Gobierno llevan meses y meses divagando sobre qué hacer con los refugiados que llegan a Europa. Muestran una sordera absoluta ante los gritos de solidaridad que claman los europeos a través de ayuntamientos, gobiernos regionales, asociaciones, es decir, la sociedad civil que se ha mostrado infinitamente más sensible que quienes les representan en el más alto nivel del estado.

 

Me revuelvo, nos revolvemos, ante la decisión de devolver a los refugiados a Turquía sin respetar, no sólo el derecho de asilo y la legislación internacional respecto a los refugiados, sino el más mínimo criterio de humanidad y sensibilidad ante un drama de magnitudes inasumibles para la sensibilidad, no sólo por el número de personas que huyen de una muerte segura bajo el fuego de las bombas sino por las condiciones bajo las que les está recibiendo esta Europa que nos avergüenza.

 

La incapacidad de algunos Jefes de Estado y de Gobierno de ponerse en la piel de algunas de las personas que dejan la vida en los charcos y en el barro nos vilipendia como sociedad.

 

No nos rendimos, no nos conformamos y exigimos que se retire el acuerdo de la Unión Europea y Turquía para devoluciones masivas y se aborde con urgencia la crisis de las personas refugiadas defendiendo los derechos humanos y acogiéndoles con respeto y solidaridad.

 

Si ayer condenaba la detención del cántabro Alberto Sicilia, nuestra voz desgarrada en el conflicto, quien nos muestra cómo viven miles de niños, de mujeres, de familias como una bofetada de cruel realidad y de insensible pasividad en plena Europa, hoy, casi dos días después, celebro su liberación; pero lo cierto es que, por mucho que intenten silenciar las voces que nos trasladan situaciones que nos encogen el alma hasta hacerla pequeñita, jamás podrán acallar la verdad ni los gritos de auxilio y dolor de quienes sólo piden sobrevivir. Porque vivir es otra cosa.

 

¿Cómo puede nuestro Gobierno de España en funciones ponerse de lado ante una crisis de semejante magnitud sin poner en marcha todos los medios que comunidades autónomas, ayuntamientos, ONGs le hemos puesto encima de la mesa para responder con la dignidad y solidaridad que emana de los españoles? Sólo desde la más absoluta falta de empatía por el sufrimiento ajeno se puede explicar semejante dislate de gestión en el momento en que todos los ojos nos miran y nos juzgarán por nuestros hechos como país.

 

Ayer hemos firmado un Convenio con ACNUR en el que establecemos el marco general de relaciones institucionales y de colaboración entre el Gobierno de Cantabria y ACNUR en las acciones de ayuda y asistencia humanitaria en general pero, sobre todo, en contextos de crisis humanitarias como las que nos asolan.

 

Además de las dos partidas de 60.000 y 100.000 euros que a través de Fondo Cantabria Coopera se han destinado para paliar las necesidades de los refugiados en las propias zonas de conflicto, hemos habilitado otra partida extraordinaria de 25.000 euros para intentar atender las necesidades de personas refugiadas en el campo de Zaatari, en Jordania, donde malviven miles de refugiados sirios que huyeron de la guerra y que hoy se encuentran en tierra de nadie y dependen únicamente de la solidaridad internacional.

Nos necesitan.

Leave a Comment

Nosotras, las mujeres.

La tarde del jueves fue emocionante. Al entrar al palacio de Festivales y ver a esas más de 1.000 mujeres que se reunían allí para conmemorar los actos del 8 de marzo vi y sentí nuestra historia.  Es inevitable sentirse invadida por muchas sensaciones y muchos sentimientos porque cada una de ellas representa los valores que me inculcaron mis mayores y las mujeres de mi familia: el sacrificio, el trabajo, la fortaleza y, sobre todo, el compromiso.

El compromiso por seguir una lucha que pasito a pasito ha ido ganando derechos en un terreno píndeo y complicado en el que, además, la invisibilidad ha dejado en la sombra la lucha de muchas mujeres que nos precedieron.
Y es que esas mujeres que ayer se reunían en torno a la conmemoración del Día de la Mujer decidieron hace años unirse y tejer una red de redes en la que las mujeres se unían, se hacían fuertes y reivindicaban su espacio. Desde la Cantabria más rural y de orografía imposible hasta la más urbana, han creado un ecosistema de lucha y de compromiso que emanaba en esa sala.

Es nuestra Historia, con mayúsculas, que se escribe con las historias cotidianas de muchas familias  de nuestros pueblos, ciudades y barrios y que cuenta, con honor, la lucha de todas esas mujeres por derribar barreras y por superar la desigualdad e invisibilidad.
Y es que el 8 de marzo es el día en que reivindicamos a todas aquellas mujeres que han sido redactoras de una nueva sociedad. Han escrito líneas indelebles en nuestros corazones, han allanado el camino que posibilitaba que nuestra generación pueda tener más oportunidades que la suya. Y lo han hecho con los mismos principios que hoy nos alientan en seguir buscando una igualdad que evite que la mitad de la población, la femenina, siga siendo vulnerable sólo por el hecho de ser mujer.

Hoy, tras 24 horas trágicas en las que han fallecido tres mujeres víctimas de violencia machista, quiero transmitir mi recuerdo más emocionado para aquellas mujeres a quien la violencia machista arrancó de sus familias, de sus padres, de sus hijos y de todas nosotras. Les debemos un perdón colectivo por no haber sabido evitar su muerte.

El dolor que cada una de las asesinadas deja en nuestro corazón es fuerza y compromiso en una lucha incesante por alcanzar el reto de la igualdad efectiva en la que no haya mujeres que miran angustiadas al futuro por el sometimiento de quien no respeta la equidad igual que a su propia vida.
Les debemos a las generaciones venideras el mismo legado de compromiso de nuestras predecesoras para que, esta carrera de fondo hacia el objetivo de no tener que seguir reivindicando lo que es justo, complete el mapa que iniciaron nuestras madres y nuestras abuelas en condiciones mucho más complicadas que las que hoy vivimos.

Donde algunos sólo ven colchas de patchwork, bolillos, baile, manualidades, charlas y  múltiples actividades,  nosotras vemos empatía, risas, colaboración, trabajo en equipo, compenetración, amistad, compromiso, oportunidades y vida.  Valores todos ellos que conforman una sociedad que, junta, es imparable en la consecución de metas.
Dejadme pediros que seamos conscientes siempre, de nuestro derecho a pensar por nosotras mismas, de nuestro derecho a transformar radicalmente el mundo para que cada mujer tenga derecho a vivir en libertad y a gozar plenamente de la vida.
palacio de festivales web

Leave a Comment

Pasos hacia un nuevo patrón de crecimiento en Cantabria.

Hay ocasiones en las que a una le gustaría estar equivocada, que las decenas de veces que insistió sobre el camino erróneo emprendido por el ejecutivo de Ignacio Diego la pasada legislatura se hubieran convertido en un mal fario.

Pero, por desgracia, no es así. No nos equivocamos en nada las decenas de veces que dijimos que las políticas de austeridad de Mariano Rajoy, que con tanto esmero aplicaba Diego en Cantabria, nos asfixiaban, nos conducían por un sendero de paro y destrucción de derechos sociales que llevaban, sin remedio a un panorama desolador de desempleo y pobreza.

Al PP le costó muy poco destruir todo aquello que supuso crecimiento y riqueza con la excusa de la crisis y con su ideología por bandera.

Construir lleva más tiempo y, a menudo, la espera a ver algo más que los cimientos puede resultar agónica para quienes tenemos muy claro que nuestro objetivo es generar empleo lo antes posible, pero de calidad y con derechos.

Ayer fue uno de esos días en los que se vislumbra algo más que la estructura del cambio productivo con el que nos comprometimos para esta legislatura, -resultado de muchas horas de trabajo, mucho diálogo con el tejido empresarial y mucho trabajo de agentes económicos y sociales- que desemboca en iniciativas como las que presentamos ayer en SODERCAN ante una sala repleta de representantes de nuestro tejido económico, industrial y vinculados al mundo de la investigación.

Un plan para reactivar el tejido empresarial de Cantabria; un plan que ayude a las empresas a hacerse fuertes y competitivas en un mercado cada vez más globalizado e internacionalizado.

Son 17 millones de euros que ponen fin a un periodo de recortes en la I+D y que suponen, sin duda, un balón de oxígeno para el tejido empresarial cántabro que, por tanto, nos conduce hacia un nuevo patrón de crecimiento que, estoy segura, dará buenos resultados a corto plazo.

Hay algo que diferencia a estas ayudas respecto a otras ocasiones; son ayudas sistematizadas que tienen criterios claros y coherentes, que son fruto del intenso diálogo que hemos mantenido con sus destinatarios –el tejido empresarial cántabro que es quien mejor conoce sus debilidades y fortalezas- y que salen en el primer trimestre del año, apenas a dos meses de la aprobación del presupuesto en el Parlamento de Cantabria.

Dijimos que nuestro modelo de crecimiento debía pasar necesariamente por el conocimiento, el desarrollo, la investigación, la internacionalización de nuestras empresas en la búsqueda de nuevos mercados y en el emprendimiento. Y estas ayudas, responden exactamente a cada uno de los parámetros con los que nos comprometimos.

También dijimos que una de nuestras prioridades era llevar a cabo una transición en el modelo energético impulsando las energías renovables y es por ello que ambos factores –el I+D y las energías renovables- se juntan en un eje de ayudas encaminadas a contribuir al desarrollo de nuevos productos y servicios dentro del ámbito de las renovables marinas, un sector en el que Cantabria puede y debe ser puntero.

En un mercado cada vez más internacionalizado, es esencial ayudar a nuestras empresas a hacerse fuertes en el exterior. Ya lo hemos venido haciendo con la reciente constitución de los clústeres alimentario y de la industria nuclear pero seguimos trabajando en implantar tejido empresarial cántabro fuera de nuestras fronteras para incrementar su competitividad y su viabilidad futura.

Aparte de afianzar y hacer crecer a las empresas que ya tenemos, nos hemos propuesto conseguir que haya más empresas y más proyectos de emprendimiento porque con ello apoyamos la incorporación de nuevos trabajadores y trabajadoras al mercado de empleo y lo hacemos reforzando dos programas ya en activo y que tienen como objetivo la creación de nuevo tejido empresarial como son los programas EMPRECAN y EMPLEA.

Desde estas líneas quiero agradecer el esfuerzo y el trabajo llevado a cabo por el personal de la Sociedad de Desarrollo Regional (SODERCAN), la implicación de todos aquellos que han colaborado para que estas ayudas estén enriquecidas con sus aportaciones y su trabajo.

Nuestro objetivo es la creación de riqueza y de empleo con derechos, basado en un nuevo modelo que nos haga fuertes ante los envites de las crisis y que contribuya a que nuestra economía despegue y genere bienestar social para todos los ciudadanos y ciudadanas de Cantabria.

 

Leave a Comment

¿Quién paga los platos rotos de Valdecilla?

Hace unos días un tuitero me trasladaba en mi perfil de Twitter (desde aquí se lo quiero agradecer)los problemas que muchos profesionales del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla ya nos habían contado; mala planificación de los espacios que complica mucho la labor de los profesionales y espacios hechos sin el criterio y la colaboración de sus usuarios finales que no son otros que las personas que prestan su trabajo en el Hospital y que tienen un exhaustivo conocimiento de las necesidades que requiere su labor profesional.

Y tienen razón. Toda la razón.

Y de hecho conviene repasar la historia de estos dislates para saber de dónde venimos y las consecuencias de la arrogancia y un modo de actuar que nos está trayendo demasiados quebraderos de cabeza.  Las nuevas instalaciones de Valdecilla fueron diseñadas, ejecutadas, entregadas e incluso inauguradas por el anterior ejecutivo del PP.

Seguramente ahora se comprenda mucho mejor la distancia que ponía Rajoy entre él y los medios de comunicación el día que se inauguraba el Hospital. También la negativa a abrir ese día las puertas a los profesionales y a los usuarios. Era la distancia de quien sabía que tras esa “magnífica gestión” se encontraba la enésima prueba de la chapucera gestión de un PP incapaz de consensuar nada con alguien distinto que ellos mismos.

Y hasta llegar ese día, los socialistas denunciamos muchas veces en el Parlamento de Cantabria todas las reclamaciones que los profesionales nos hacían llegar. Premonizamos hasta el detalle lo que supondría para nuestro hospital –y para nuestra sanidad pública-  el contrato público privado no sólo para las arcas públicas sino para la calidad de los servicios que se prestarían en nuestro hospital de referencia.

Y es que el PP, usó la crisis como excusa para imponernos su ideología y su apuesta por lo privado. Y este modelo del PP, nos ha hipotecado a todos los cántabros durante los próximos 20 años, en los que tendremos que pagar casi 900 millones de euros y en los que, pacientes y profesionales seremos inquilinos en un edificio que pertenece a una empresa, cuyo fin ultimo es obtener beneficios con su gestión privada.

Una hipoteca que, como vemos en las denuncias de los profesionales, no ha revertido en mejores instalaciones ni servicios  ya que han diseñado un hospital con espacios insuficientes para que el personal sanitario pueda reunirse y tomar decisiones –muchas veces vitales para los pacientes- ,o para que se puedan albergar servicios sanitarios de manera adecuada –obstetricia, farmacia o la Unidad de Reproducción Asistida e incluso falta de espacio físico para especialidades como Oftalmología que han tenido que reubicarse en el Hospital de Liencres.

Valdecilla

Una lista de desatinos tan grande como el grado de arrogancia del que el PP hizo su seña de identidad a la hora de tomar decisiones vitales para el futuro de Cantabria como son las derivadas de la correcta planificación de nuestro Hospital Universitario Marqués de Valdecilla.

De hecho, la hemeroteca parlamentaria supone una bofetada de realidad para el PP, para su gestión y para la actitud de todos aquellos que intentamos hacer las aportaciones que los distintos colectivos sanitarios nos trasladaban. Y no es que me lo hayan contado, no. Es que son innumerables las veces que le advertí a la otrora consejera del ramo del PP lo que se escondía tras la decisión de privatizar muchos de los servicios de Valdecilla. Se escondía la precarizacion de las condiciones de trabajo de los profesionales que allí trabajan y una prestación sanitaria en peores condiciones.

Hoy el PP se siente vilipendiado cuando anunciamos auditorías a la gestión que el PP hizo de Valdecilla, se sienten molestos de que alguien vea mácula a su obra. Aún se muestran sordos y alejados de la realidad de las consecuencias de sus acciones.

Las denuncias de los profesionales  y usuarios –los actuales y futuros-, los paganos de la nefasta gestión del ejecutivo de Ignacio Diego, son la mejor razón para que hagamos todo lo posible para depurar las responsabilidades que hoy nos van a costar muchos miles de euros haciendo bien lo que otros hicieron mal.

Ya hemos hecho muchas actuaciones para corregir las deficiencias que nos trasladan y somos conscientes de que nos queda mucho por hacer. Lo haremos. Otra vez.

Quiero agradecer a todos los profesionales su trabajo con denuedo a pesar de las dificultades, quiero poner en valor su labor en condiciones que no siempre son fáciles y a ellos y a los usuarios decirles que haremos todo lo que esté en nuestra mano para mejorar esas deficiencias.

 

 

Leave a Comment

Nuevos y mejores tiempos para la política.

Son nuevos tiempos, sin duda. Tiempos en los que la palabra, el diálogo y el consenso son los ingredientes fundamentales en un mapa político tan fragmentado como plural.
Habrá a quien le pese tanta incertidumbre y tanta volatilidad pero yo considero que es una oportunidad si la sabemos aprovechar. Es la ocasión de demostrar a una ciudadanía hastiada de tanta mentira, de tanta lejanía entre la política y sus necesidades y con la esperanza agotada hace meses, que tenemos la firme convicción de ponerle en el centro de las políticas.

Y lo haremos ocupándonos de lo urgente, de aquellas personas que se hallan en riesgo de exclusión y a las que queremos garantizarle un ingreso mínimo vital. En un país como España es inadmisible que haya tantos miles de niños en situación de vulnerabilidad y es por ello que es tiempo de atajar el problema y dejar de atacar a quienes no hacen otra cosa que ponernos negro sobre blanco la situación dramática que viven muchas personas en este país. No es ninguna utopía ni un discurso fácil, en Cantabria ya hemos demostrado que se puede hacer.

Son nuevos tiempos para la política, sí, pero son tiempos en los que la exigencia de la ciudadanía es máxima y, porque el mensaje nos ha quedado claro a los socialistas, las primeras medidas que presentamos en el Congreso de los Diputados iban encaminadas a paliar la situación de exclusión social que viven millones de españolas y españoles y a derogar todas aquellas leyes que merman derechos a la ciudadanía. La reforma laboral, la Ley Mordaza, la LOMCE, o la exclusión sanitaria entre muchas otras leyes restrictivas de derechos y libertades que hemos soportado en estos últimos cuatro años de gobierno del PP.

Los últimos cuatro años han sido un constante bombardeo a un Estado de Bienestar construido entre todos, con el esfuerzo ímprobo de quienes dieron hasta la última gota de fuerzas y a los que el PP les negó hasta el derecho a disfrutar de sus últimos años con los cuidados y la dignidad que merecían; recuperar la ley de Dependencia es una obligación no sólo para con ellos sino también para todas aquellas personas que viven en situación de vulnerabilidad.

Una echa la vista atrás y recuerda el día que arrancó el Tren de la Libertad para reivindicar la mayoría de edad de las mujeres puesta en duda por un PP empeñado en restar legitimidad a las mujeres, no sólo a la hora de decidir sobre su cuerpo sino también a la hora de exigir una igualdad real en los salarios que percibimos o de tener la capacidad de promocionarse en las mismas condiciones que los varones.

La marcha de ese tren ha llorado muchas lágrimas por cada mujer asesinada a manos de sus parejas o ex parejas, con cada niño y niña asesinado por una lacra que ha producido un indigno silencio en un aún Presidente del Gobierno en funciones al que los deportes le producían mayor locuacidad que las desgracias que denotaban un problema para el que los socialistas llevamos años reclamando un Pacto de estado que evite por todos los medios esta violencia machista que nos debería sonrojar como sociedad.

La irresponsabilidad de Mariano Rajoy ha llegado hasta el momento de su propia investidura, incapaz de dar la cara ante su gestión que le ha dejado más sólo que nunca. Utilizó la mayoría absoluta para ejercer un absolutismo que le ha dejado en la profunda soledad. Y sobre todo cerró los ojos y se puso de medio lado al constante bombardeo de corrupción que ataca a la propia estructura del PP. Y es que la hemeroteca es cruel con un Rajoy que ha profesado las mayores muestras de afecto a todos aquellos que se dedicaron a un latrocinio atroz de las arcas públicas.

Creo que la sociedad respiró aliviada cuando el rey le encargó la investidura a Pedro Sánchez, consciente de que desde ese momento se abría una etapa nueva para nuestro país. Como militante socialista agradezco el ejercicio de responsabilidad de mi Secretario General pero sobre todo me llenó de orgullo saber que volveremos a ser los arquitectos de este tiempo nuevo y que lo seremos con generosidad y responsabilidad.

Una etapa en la que cada uno de nosotros tendrá un papel esencial, en la que la ciudadanía tendrá un papel mucho más proactivo y a la que se le devolverán no sólo sus derechos sino también sus libertades.

Una etapa de convivencia entre territorios que evite las políticas de frentes y de choque de trenes que no han conseguido otra cosa que ahondar el sufrimiento entre quienes peor lo estaban pasando y que sólo beneficia a quienes han elaborado discursos de confrontación para que los árboles no permitan ver el bosque de su nefasta gestión.

Estamos en el momento más apasionante de la política; ese en el que se decide a qué país aspiramos, qué modelo de crecimiento y qué modelo de sociedad queremos conseguir. Es el momento en el que se apagan los focos de la función y empieza la política que debe medir la responsabilidad de los actores en la construcción de un nuevo tiempo.

A veces la estrategia debe considerarse como un ingrediente necesario en el proyecto pero jamás debe ser el ingrediente fundamental. Y por eso, Pedro Sánchez ha antepuesto las necesidades de la ciudadanía a su propio interés y lo lleva a cabo haciendo partícipe a la militancia para que sea una decisión colegiada.

Estoy segura que las propuestas del PSOE son comunes a todos los partidos progresistas y a todos los que quieren reformar este país hacia una recuperación justa y una sociedad con derechos: derogar la LOMCE, la Reforma laboral, subir el Salario Mínimo Interprofesional para acercarnos a Europa, hacer un Pacto contra la violencia de género, una ley de igualdad de trato y no discriminación, revitalizar la Ley de Dependencia o impulsar el Pacto de Toledo para garantizar la financiación pública de las pensiones de hoy y mañana tras el expolio del PP a la hucha de las pensiones, hacer un plan de choque para reducir a la mitad las cifras del paro en esta legislatura o prohibir el fracking que tanto amenaza a Cantabria entre muchas otras medidas encaminadas a potenciar el empleo verde, la Ley de cambio Climático y Transición Energética.

Lo hacemos dialogando y sin vetos ni frentes pero con firmeza en cuanto a nuestros principios; conscientes de que las necesidades de la ciudadanía van mucho más allá de las siglas o de las –legítimas- aspiraciones políticas de cada quien. Renunciando a los máximos para llegar a acuerdos y teniendo en cuenta que las exigencias ciudadanas depositadas en las urnas son mayores que las estrategias de poder de cada uno de los actores.

Lo bueno del tiempo es que clama y pone cada cosa en su sitio, demuestra el compromiso o la impostura y da y quita razones.
 

Tiempo de palabra, consenso, responsabilidad, diálogo y acuerdo.

Leave a Comment

La firma del acuerdo entre MARE y la Diputación Foral de Gipuzkoa

 

Aún no sé por qué me extraña tanto la irresponsabilidad y demagogia de Ignacio Diego. Esperaba que el sentido común primara pero veo que la aspiración tenía algo de utópico.

Esta semana he firmado el Acuerdo entre MARE y la Diputación Foral de Gipuzkoa atendiendo a una llamada de auxilio hecha por la diputación, ya que la acumulación de basuras empezaba a ser un problema de salud pública. La pasada legislatura, Bildu se negó a hacer un vertedero y el nuevo ejecutivo de la Diputación se ha encontrado con un auténtico problema de salubridad.

Y atendemos la llamada de Gipuzkoa por un criterio de solidaridad interterritorial. Es el mismo criterio de solidaridad por el que Bizkaia nos hace el favor de abastecer agua a Villaverde de Trucíos o que el Hospital de Cruces atiende a muchos cántabros de la zona oriental de Cantabria. Pero para el presidente del PP la unidad de España debe acabar en la frontera con Euskadi y la solidaridad sólo tiene un carril.

Ignacio Diego acabó la legislatura dejando a MARE con pérdidas importantes, mas de 4 millones de euros. Pérdidas, que ponían en riesgo la continuidad de muchos puestos de trabajo de la empresa pública.

El acuerdo firmado esta semana permite estabilizar a la empresa MARE y, de esta forma, garantizar los empleos. Debe ser por eso que todos los sindicatos, todos los trabajadores, el comité de empresa al completo, han apoyado este acuerdo por unanimidad. No se entiende muy bien cómo el líder de la oposición se empeña en seguir lanzando mensajes y acciones políticas que van en contra de la opinión de trabajadores y empresarios.

En Cantabria aún padecemos las nefastas consecuencias de las políticas de empleo del PP. No se entiende que un acuerdo que asegura el empleo y la estabilidad laboral de una de las empresas públicas de Cantabria que más trabajadores tiene sea criticado por quien hasta hace cuatro días tenía la labor de disminuir la lista de parados de esta región. Aún padecemos lo que el PP llamaba “buena gestión” y que ha dejado a más de 160.000 cántabros en situación de emergencia social y las arcas de la región en situación anémica.

Gipuzkoa pagará 96 euros por cada tonelada de residuos, ya tratados y no contaminantes, que deposite en la planta de Meruelo. En Gipuzkoa todos los residuos ya vienen tratados y compactados . En Cantabria, la falta de políticas del anterior gobierno nos ha dejado con cuatro años de retraso en tratamiento de residuos con respecto a nuestras comunidades autónomas vecinas. Es obvio que la solidaridad que mostramos con Guipúzcoa revierte en forma de beneficio económico Cantabria.

Hay voces en el PP que critican que este acuerdo permite el tránsito de mercancías peligrosas, algo que es absolutamente falso. Pero además, en Cantabria –igual que en el resto de comunidades autónomas- transitan a diario mercancías peligrosas, y lo hacen ajustándose al Real Decreto aprobado en marzo de 2015 por el Gobierno de Mariano Rajoy, que regula el transporte de residuos en todo el Estado. Es el mismo que permite sacar todos los neumáticos usados de Cantabria a otras comunidades para ser tratados porque carecemos de planta que lo haga aquí. O el que permite el tránsito de productos químicos infinitamente más peligrosos que residuos tratados y no contaminantes.

Conviene que quienes tenemos responsabilidades en la administración nos pongamos en la piel de los demás. Conviene pensar qué pasaría si el problema de salubridad fuera nuestro y los guipuzcoanos nos vetaran por puro cainismo y sin causa objetiva y razonable. Conviene pararse a pensar si esta reacción hubiera sido tan airada si esos vertidos hubieran ido a una planta privada de residuos en el pueblo de al lado de Meruelo o qué pensarían aquellos trabajadores de MARE que perdieran su trabajo por anteponer el derecho al trabajo a un ejercicio soez de demagogia política que no da de comer ni paga facturas.

Soy muy consciente de que la firma de este acuerdo puede ser el tema de un concurso de demagogia entre los partidos de la oposición, en su momento tendrán que explicar a los trabajadores su postura de mantener en la cuerda floja sus puestos de trabajo. Solo pido responsabilidad y prudencia.

 

Leave a Comment

Carlos Santos, hasta siempre compañero.

Hoy es un día triste para los socialistas de Cantabria, porque se ha ido un gran compañero, Carlos Santos.

 

Cuando alguien preguntaba por Carlos, la respuesta màs probable era “seguro que está en Bonifaz”. Y así era, porque fueron muchos los años y las horas que Carlos le dedicó al Partido Socialista

 

Para Carlos, Carlos Santos, el PSOE era su “familia”, y Bonifaz su “casa”. Casa a la que cuidaba, mimaba y protegía. Carlos dedico todo su ocio, casi todo su tiempo durante dos décadas a hacer esas cosas que sólo se echan de menos cuando faltan, cuando fallan, y lo hizo desde la “militancia”, poniendo en la mayoría de las ocasiones su compromiso de Partido por delante de su familia.

 

Carlos dedico su tiempo a hacer el trabajo más fácil a los demás. Siempre dispuesto, bromista, se convirtió en una de esas pocas personas capaces de arreglarte los pequeños grandes problemas, siempre pendiente de todo, de que todo estuviera preparado para un acto, una reunión, un mitin…

 

Carlos se fue ayer, y lo hizo en silencio, como siempre, su ultimo viaje. El último de los cientos de viajes que hizo conduciendo el coche del Partido, llevándonos a reuniones, uniendo Bonifaz y Ferraz, nuestra sede en Madrid, donde era también conocido y querido, uno más de la gran familia socialista.

 

Carlos Santos se ha ido tras una larga enfermedad que le impidió bajar a Bonifaz por la mañana, y donde su presencia ya se echaba en falta hace meses. Ayer se ha ido para siempre rodeado de su familia, con Pilar a su lado, pero su recuerdo se mantendrá por siempre en los “rincones de su casa de Bonifaz”. Carlos, siempre formarás parte de   nuestros recuerdos.

Hasta siempre, compañero.

carlos santos

Leave a Comment

Héroes

Negro ceniza, rescoldo de lo que un día fue verde. Densa niebla de humo, olor a miedo y desesperación. Indignación, dolor, frustración y lágrimas de impotencia viendo cómo el fuego arrasaba la historia de nuestro paisaje.

Es muy frustrante que se cumplan las predicciones que hicimos tantas veces la pasada legislatura cuando denunciábamos los recortes que afectaban a la exigua plantilla de  agentes forestales en nuestros montes y que, por obra y gracia de las leyes económicas del Gobierno de Rajoy, mermaban con cada jubilación sin la posibilidad de reponer efectivos e incluso incrementarlos en zonas de alto valor ecológico y alto riesgo de incendio. La labor de los agentes forestales es controlar y prevenir los incendios pero cuando no hay medios para hacerlo, los delincuentes encuentran abiertas las puertas a su actividad delictiva siendo muy difícil después poder dar con ellos. La falta de inversión en los montes públicos, la disminución de actividad ganadera que convierte en matorral las otrora zonas de pasto  y una Ley de Montes que permite la recalificación de los terrenos calcinados han convertido la desgracia de todos en una oportunidad para unos pocos desalmados.

Y los héroes. Esos que se han jugado la vida apagando los incendios, las cuadrillas de montes que han dejado hasta el último gramo de su fuerza apagando el fuego, metiéndose por lugares imposibles para poder acabar con las llamas provocadas por otros. Guardas forestales, cuadrillas de Montes, bomberos y miembros de la UME que se han multiplicado como las llamas, como las mechas, que han velado por cada uno de los centímetros de nuestros bosques y que, con toda probabilidad, han sufrido por cada uno de los centímetros que veían arder. Las personas del 112 que han atendido miles de angustias, de miedos, de desesperación y que han vivido la impotencia de no poder hacer más. Los vecinos y las vecinas que  pala en mano han apagado los fuegos que rodeaban sus casas porque el fuerte viento hacía imposible que los medios llegaran a cada uno de los hasta  90 incendios que hemos visto a la vez. Los ganaderos que han puesto a disposición de todos sus medios, que han visto cómo yacían calcinados los animales que suponían el fruto de toda una vida de trabajo, que han ido con tractores y cisternas a ayudar a sus vecinos a que la tragedia no fuera aún mayor.

IMG_2560 (1)

Todos estaremos de acuerdo en que hay que perseguir  con toda la dureza de la ley a quienes hayan cometido tamaña barbarie, provocado tanto sufrimiento y puesto en peligro la vida de tantas personas que han participado en la extinción de los fuegos.

Pero generalizar la culpa en los ganaderos es injusto. Raúl es un ganadero de la comarca del Asón que se ha jugado la vida ayudando a los vecinos de Liendo para que el fuego no consumiera sus casas;  Lorenzo es un ganadero pasiego que ha visto cómo ardía su cabaña con sus animales dentro y que no ha cobrado nunca una subvención por pastos. Cesáreo salvó la vida de Andrés, de 70 años,  cuando el fuego rodeaba su casa y él apenas podía acabar con uno de los cuatro focos que asolaban su vivienda y a sus animales. Ardía ya el monte cuando vio que la vida de su vecino estaba en peligro y no dudo en atravesar las laderas cercanas para ayudar.

Héroes. De carne y hueso, fuente de aprendizaje de una de las más valiosas lecciones vitales, la solidaridad y la generosidad. Infinitas gracias.

Leave a Comment

Tomás Rivero, hasta siempre amigo.

En los partidos políticos coexisten militantes de paso y militantes de peso. Los primeros se olvidan pronto. Los segundos crean escuela. Tomás Rivero fue un militante de peso. Y no por los cargos políticos e institucionales que desempeño ejemplarmente sino por su compromiso permanente con las ideas socialistas.

Tomás nos ha dejado aún joven. Como amiga deseo transmitir de forma pública a su familia mi más sentido pésame en estos tristes momentos, como ya he tenido ocasión de comunicárselo personalmente a su mujer e hijos. Y como secretaria general de los socialistas de Cantabria debo y quiero recordar la extensa y profunda labor que realizó en defensa de sus compañeros de trabajo y de sus convecinos

Tomás fue un ejemplo de socialista comprometido. Su afabilidad no le impedía defender con intensidad y perseverancia sus principios. En su actividad sindical en la antigua Corcho bajo las siglas de UGT y en su acción política como concejal del Ayuntamiento de Torrelavega y como diputado del Parlamento de Cantabria con el PSOE.  De su labor, de su trabajo municipal y en el Parlamento regional, dan testimonio las hemerotecas.

Tomás nos dejó el impagable ejemplo de una forma amigable y al tiempo firme de hacer política, siempre con un objetivo claro: poner voz a los más necesitados.

Ahora que las nuevas generaciones de socialistas jóvenes recogen el testigo de la transformación social, de la acción solidaria, políticos como Tomás Rivero, que dedicó toda su vida al ideal socialista de justicia, igualdad y libertad, son un ejemplo a seguir.

Tomo prestadas las palabras del fundador de nuestro partido para dirigirme a sus familiares y amigos y compañeros de militancia. Decía Pablo Iglesias que los socialistas no mueren, los socialistas se siembran. Tomás será por siempre simiente.

Gracias y hasta siempre, amigo.
Gracias y hasta siempre, amigo.

Tomas Rivero

Leave a Comment

Camino a Valdecilla.

A pesar del Ayuntamiento de Santander, llegó el día. El lunes recibimos la licencia de primera ocupación para las nuevas instalaciones del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla y menos de veinticuatro horas después comienza el traslado de pacientes de la Residencia Cantabria que, habiendo cumplido su labor durante largos años, pide a gritos un descanso físico en su labor de albergar muchos de los enfermos que han pasado por nuestra sanidad pública cántabra.
Y digo lo del Ayuntamiento de Santander porque durante semanas se dedicaron a tirar la piedra y esconder la mano pretendiendo achacar a una posible negligencia del actual gobierno la falta de licencia para esta primera ocupación, cosa que a la vista está que no era así.

El tiempo acaba poniendo a cada uno en su lugar. Y el lugar del PP ha sido el de poner palos en las ruedas a la Sanidad Pública siempre que ha tenido ocasión. A todos los niveles: local, regional y estatal. Además de las trabas administrativas municipales ya mencionadas, se suman los ataques frontales de un gobierno de España contra la Sanidad Pública como no hemos conocido hasta ahora. Justo en la semana en que se cumple el decimoquinto aniversario del asesinato a manos de ETA de Ernest Lluch, el padre de la universalización de la sanidad que hizo efectiva en la Ley General de Sanidad de 1.984, y en el tiempo de descuento de una legislatura aciaga para demasiados derechos, en la que nos hemos desgañitado a defender con uñas y dientes nuestro bien público más preciado –la sanidad pública nos iguala a todos ante la enfermedad- frente a aquellos que han encontrado un filón en mercantilizar nuestra salud a cambio del negocio de unos pocos.
En Cantabria nuestra Sanidad Pública tampoco se ha librado de los envites de la privatización y hemos visto con desesperación –y con mucha lucha por nuestra parte para evitar que sucediera- cómo la pasada legislatura el PP cedía nuestro bien más preciado a una UTE de empresas constructoras a las que se les ha encargado la gestión de muchos servicios no hospitalarios pero igualmente necesarios para el buen funcionamiento del servicio.

Cada vez que el PP gobierna, se cae siempre la misma variable de la ecuación. La variable del estado de Bienestar y de igualdad de accesos a los servicios públicos siempre se sustituye por el símbolo del dinero para el bolsillo de unos pocos, de la privatización de los beneficios y la socialización de las pérdidas. Pero en el caso de la Sanidad Pública es más grave si tenemos en cuenta que el PP ha aplicado su modelo ideológico y eso ha conseguido que distintos colectivos se hayan quedado fuera del sistema de salud sólo por el hecho de llevar meses sin empleo o tener una situación administrativa irregular.
El modelo privatizador no entiende de interés público, sólo de negocio.
Que nadie dude que Valdecilla se hubiera podido terminar con dinero público y se hubiera evitado que una empresa constructora se hiciera cargo de una parte importante de la gestión pública de Valdecilla.

valdecilla

 
Ver a Rajoy el día de la inauguración a decenas de metros de los periodistas, en una suerte de intento de alejar la impostura de inaugurar un hospital con goteras en urgencias y con cientos de cosas sin rematar sólo por la pretensión de meter un puñado más de votos en las urnas, fue uno de los episodios más sonrojantes para los que creemos que la buena gestión se vende sola y no necesita de un tabique de engaños y de intentos de esconder la realidad que se empapó por cada una de las goteras de edificios a medio acabar y tejados llenos de goteras en el edificio de Urgencias.
Rajoy y el PP de Cantabria escenificaron la lejanía no sólo con los periodistas sino también con toda la sociedad a la que, mientras pudieron avasallar con el rodillo de sus mayorías absolutas, trataron con arrogancia y con desprecio hacia sus derechos y hacia el dolor de quienes veían que perdían todo, hasta el derecho a tener una asistencia sanitaria.
Esta legislatura los rodillos se han sustituido por diálogo y por consenso. También en Valdecilla, donde hemos hecho partícipes a todo el personal sanitario de este plan de traslados porque es el que mejor conoce las necesidades de los pacientes y el propio funcionamiento del sistema.
El PP nos ha dejado una hipoteca a muy largo plazo con esta privatización pero que nadie dude que no sólo velaremos para que no se incumpla ni una sola coma del contrato sino que haremos todo lo posible porque Valdecilla vuelva a ser público. Porque calidad le sobra, gracias a la labor de grandes profesionales que han suplido los recortes con más profesionalidad aún para poder seguir siendo pioneros en muchas actuaciones y uno de los quince primeros hospitales del estado.

Leave a Comment